Cómo definir la identidad de tu empresa

Cómo definir la identidad de tu empresa (Parte II)

En este post continuaremos con la pequeña guía sobre cómo definir la identidad de tu empresa (pincha aquí para ver la parte I).

2. Humaniza tu marca

Crear vínculos para empatizar con tus clientes puede marcar la diferencia a la hora de que estos se decidan por tu empresa en lugar de por la competencia. Por eso, uno de los principales rasgos que deberás utilizar a la hora de definir la identidad de tu empresa es la humanidad.

Este punto es espacialmente importante en los medios sociales que utilizamos hoy en día. Una marca puede ser percibida de muchas maneras, pero las que más éxito tienen son aquellas que más se acercan a una relación familiar con el cliente.

Hoy en día, una empresa no puede esconderse detrás de su marca, su logo y su eslogan. Tiene que establecer una relación de comunicación fluida y confianza con sus clientes; tanto reales como potenciales.

Sé interactivo

Ahora ya no tienes que esconderte detrás de tu marca, debes abrirte a las redes sociales y a cualquier otro canal de comunicación para mantener el contacto con tus usuarios.

Debes ser una figura real, alguien con quien se pueda dialogar. Plantea preguntas y escucha las respuestas de tus seguidores. Responde a sus preguntas e intenta aceptar sus críticas siempre que sean constructivas.

Presenta a tu equipo

Los primeros representantes de tu empresa deben ser los miembros del equipo de trabajo e incluso tú mismo. No tengas miedo a poner cara y nombre a los que forman parte de tu equipo y a mostrar lo que ocurre dentro de la empresa: ¿quiénes sois? ¿cómo os divertís? ¿qué historias hay detrás?

Una empresa y por extensión su identidad es mucho más que los productos y servicios que vende. Está conformada por las historias de todos aquellos que la componen.

Evita hablar de tus productos

Normalmente a la gente no le gustan las personas que únicamente hablan de ellas mismas, pues exactamente lo mismo ocurre con las empresas. Por ello, no deberías centrar todos tus discursos en tus productos o servicios.

Dialoga sobre las tendencias de tu sector o del mercado en general, comparte aportaciones interesantes para tus seguidores, ayuda a resolver dudas… En definitiva, no seas el epicentro de todos tus mensajes y aporta valor a tu comunidad.

Haz que te recuerden

Encuentra al menos un rasgo característico de tu empresa que el público pueda recordar: logo, colores, eslogan, música, icono… Cualquiera de estas características es mucho más impactante para el consumidor que una explicación de cientos de palabras.

Presta atención a los pequeños detalles

Lo último para aprender cómo definir la identidad de tu empresa debes prestar atención a los pequeños detalles para evitar que algunos aspectos de tu identidad o diseño se contradigan; ya que esto hará que tu mensaje pierda fuerza y cohesión. Debes adaptar todos los aspectos de tu negocio al mensaje que has decido transmitir.

¿Qué te ha parecido esta segunda parte de la guía sobre cómo definir la identidad de tu empresa?